Facebook Twitter  
 
FAQ's:
Inspección técnica de vehículos
¿Cuándo debe pasarse la ITV (Inspección técnica de vehículos)?
El objetivo fundamental de la inspección ITV es el de comprobar que tanto el estado general como los elementos de seguridad del vehículo se encuentran en unas condiciones de mantenimiento mínimas que permitan que este vehículo pueda seguir circulando sin que represente un peligro ni para sus ocupantes ni para cualquier otra persona o elemento que se encuentre en la vía pública. También se comprueba que el vehículo cumpla unos requisitos mínimos de respeto al medio ambiente.
Frecuencia de la Inspección:

Clase de vehículo:

Antigüedad:

Motocicletas, quads

  • Hasta 4 años, exento.
  • De más de 4 años, bienal.

Ciclomotores

  • Hasta 3 años, exento.
  • De más de 3 años, bienal.

Vehículos de uso privado dedicados al transporte de personas, excluidas las motocicletas y ciclomotores, con capacidad de hasta 9 plazas, incluido el conductor. (Turismos particulares, autocaravanas y vehículos vivienda de servicio particular de alquiler)

  • Hasta 4 años, exento.
  • De 4 a 10 años, bienal.
  • De más de 10 años, anual.

Ambulancias y vehículos de servicio público dedicados al transporte de personas, incluido el transporte escolar, con o sin aparato taxímetro, con capacidad de hasta 9 plazas, incluido el conductor. (Ambulancias, taxis, vehículos mixtos de S.P. y vehículos fúnebres)

  • Hasta 5 años, anual.
  • Más de 5 años, semestral.

Vehículos de servicio de alquiler con o sin conductor y de escuela de conductores, dedicados al transporte de personas con capacidad de hasta 9 plazas, incluido el conductor. (Turismos de alquiler sin conductor y autoescuela, y vehículos de servicio publico )

  • Hasta 2 años, exento.
  • De 2 a 5 años, anual.
  • De más de 5 años, semestral.

Vehículos dedicados al transporte de personas incluido el transporte escolar y de menores, con capacidad para 10 o más plazas, incluido el conductor. (Autobuses y Autocares)

  • Hasta 5 años, anual.
  • De más de 5 años, semestral.

Vehículos y conjuntos de vehículos dedicados al transporte de mercancías o cosas, de PMA (peso máximo autorizado) menor 3,5 Tm. (Vehículos mixtos de servicio particular)

  • Hasta 2 años, exento.
  • De 2 a 6 años, bienal.
  • De 6 a 10 años, anual.
  • De más de 10 años, semestral.

Vehículos dedicados al transporte de mercancías o cosas, de PMA mayor a 3,5 Tm. y cabezas tractoras independientes. (Camiones en General)

  • Hasta 10 años, anual.
  • De más de 10 años, semestral.

Caravanas remolcadas de PMA mayor a 750 Kgrs. (Caravanas)

  • Hasta 6 años, exento.
  • De más de seis años, bienal.

Tractores agrícolas, maquinaria agrícola autopropulsada, remolques agrícolas y otros vehículos agrícolas especiales, excepto motocultores y máquinas equiparadas. (Maquinaria agrícola en general)

  • Hasta 8 años, exento.
  • De ocho a 16 años, bienal.
  • De más de 16 años, anual.

Vehículos especiales destinados a obras y servicios y maquinaria autopropulsada, con exclusión de aquellos cuya velocidad por construcción sea menor de 25 Km/h. (Vehículos con matricula VE, excepto agricolas)

  • Hasta 4 años, exento.
  • De 4 a 10 años, bienal.
  • De más de 10 años, anual.

Estaciones transformadoras móviles y vehículos adaptados para la maquinaria del circo o ferias recreativas ambulantes.

  • Hasta 4 años, exento.
  • De 4 a 6 años, bienal.
  • De más de 6 años, anual.

Vehículos dedicados al transporte escolar y de menores, independientemente del número de plazas. 

  • Hasta 5 años, anual.
  • De más de 5 años, semestral.
NOTA: Art. 14. Todos los vehículos que hayan superado favorablemente la Inspección Técnica deberán llevar el distintivo indicado en el R.D 1987/1985, de 24 de septiembre. Igualmente deberán llevar el ultimo informe de inspecciona, que el conductor deberá exhibir ante los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia de trafico que se lo soliciten.
Cambio de aceite / Mantenimiento / Aceite
¿Para qué sirve el aceite del motor?
El aceite de motor es un aceite que se usa para lubricar diversos motores de combustión interna.
Si bien el propósito principal es lubricar partes móviles reduciendo su fricción, el aceite de motor también limpia, inhibe la corrosión, mejora el sellado y reduce la temperatura del motor transmitiendo el calor lejos de las partes móviles.
El aceite cumple cinco funciones esenciales:
Separar las superficies:
El aceite debe separar las superficies para lubrificar. La película de aceite protectora suprime el contacto entre metales en las piezas en movimiento, lo que disminuye el consumo de energía.
Enfriar:
El aceite, al evacuar el calor producido por el rozamiento, enfría eficazmente los componentes del motor.
Mantener la limpieza:
El aceite pone en suspensión las impurezas, el polvo, los residuos de combustión y las partículas de desgaste que posteriormente se depositan en el filtro. De esta forma, mantiene el motor limpio y evita la acumulación de suciedad, el gripado rápido de los segmentos y la formación de depósitos en el cárter.
Proteger contra la corrosión:
El aceite protege las superficies internas del motor contra la corrosión provocada por el agua y los ácidos procedentes de la combustión.
Favorecer la estanqueidad:
La película de aceite contribuye a la estanqueidad de los pistones para realizar una buena compresión y conservar la potencia del motor.
¿Ofrecen todos los lubricantes la misma protección?
La respuesta es no.
La clasificación de los aceites se basa en dos características fundamentales:
La viscosidad:
es la propiedad que tiene el aceite para crear una película protectora entre las piezas en movimiento con el fin de evitar el contacto entre los metales. Cuanto más pequeño sea el valor (10 w, por ejemplo) más fluido será el aceite en frío y mejor se adaptará en temperaturas bajas. Cuanto más elevado sea el valor (40, por ejemplo), más viscoso será el aceite en caliente y más adecuado para soportar temperaturas altas.
El nivel de rendimiento:
esta característica se basa en las clasificaciones y especificaciones (normas) establecidas por los organismos internacionales: SAE-API-ACEA, reforzadas por las exigencias específicas de los fabricantes. De hecho, estas normas sólo informan sobre el nivel mínimo necesario para el buen funcionamiento de motor. Reflejan el mínimo de rendimiento.
El Aceite ofrece todas las prestaciones requeridas por los fabricantes de automóviles y cumple con los estándares más altos de calidad.
¿Por qué hay que cambiar el filtro del aceite?
El filtro del aceite retiene las impurezas que circulan por el circuito de lubrificación: partículas metálicas, residuos de la combustión, polvo que podría provocar un desgaste excesivo del motor. Es un elemento esencial para la protección del motor.
Un filtro sucio ralentiza el flujo de aceite y dificulta la lubrificación. Si se obstruye, se abre una válvula de seguridad y el aceite deja de filtrarse: el desgaste se multiplica por 30 y las consecuencias para la vida del motor son graves.
¿Qué mantenimiento debo elegir para mi vehículo?
Con una revisión podemos realizar el mantenimiento a su vehículo siguiendo exactamente las recomendaciones de su fabricante. Nuestros técnicos le aconsejarán el plan más adecuado según el uso que se hace de su vehículo, el número de kilómetros que recorre al año, la edad, el motor y la potencia del coche.
Frenos
¿Cuáles son los síntomas de unos frenos en mal estado?
En cualquier momento, un indicio de fallo de frenos puede ponerle en alerta:
se enciende el indicador de frenos en el salpicadero,
su vehículo se desvía al frenar,
el pedal se hunde de forma anormal,
el nivel del líquido de freno es demasiado bajo,
falta de precisión al frenar,
vibración del vehículo con la frenada
En estos casos, consúltenos inmediatamente. Realizaremos una revisión sin necesidad de cita previa.
Cambiar regularmente el aceite o controlar la presión de los neumáticos antes de salir de viaje es un hábito adquirido por la mayoría de los automovilistas. Debería ocurrir igual con la revisión del sistema de frenado.
Forros, pastillas, discos, líquido... todo debe estar en perfecto estado para que sus frenos reaccionen instantáneamente en cualquier circunstancia. Sólo si revisa regularmente su sistema de frenado podrá utilizar la garantía.
¿Para qué sirve el líquido de freno?
La "fuerza de frenado" se transmite a través de un líquido en el interior del circuito hidráulico (el líquido de freno). Al ser los líquidos no comprimibles, la fuerza se transmite de forma instantánea y sin pérdida alguna hacia las pastillas que "se aprietan" sobre el disco de freno.
Al frenar, el rozamiento de las pastillas contra los discos puede generar un aumento de la temperatura de varios cientos de grados. Cuando el freno se acciona con frecuencia, este calor se transmite inevitablemente al conjunto del circuito y deteriora el líquido de freno. A pesar de su composición, el líquido de freno absorbe la humedad que contiene el aire, lo que reduce el punto de ebullición en proporciones importantes: de 230° C a 165° C con sólo un 3% de agua.
En tal caso, al dar un frenazo, como el líquido de freno está en ebullición hay gases comprimidos mezclados en el líquido, y los frenos corren el riesgo de no responder, ya que el pedal está pisado a fondo.
Por lo tanto es indispensable controlar regularmente, al menos una vez cada 2 años, el estado del líquido de freno.
Neumáticos
¿Cómo sé si dos neumáticos son equivalentes?
Cuando se cambia los neumáticos por unos que no son los originales del vehículo es posible que variemos el desarrollo. Mirando en la ficha técnica podremos ver que medida de ruedas esta homologada por el fabricante del vehículo.
Con la nueva medida instalada deberemos comprobar que el desarrollo no supera el 3% y en el caso de que esto sea así, los neumáticos son equivalentes y no tendremos problemas a la hora de pasar la ITV.
Según la Orden 3191/2002 (Reforma numero 45) del BOE (Boletín oficial del Estado) que modifica el Real Decreto 736/1998 será obligatoria la homologación cuando los nuevos neumáticos no cumplan los siguientes criterios de equivalencia: 
Índice de capacidad de carga igual o superior.
Igual diámetro exterior con una tolerancia de +/- 3 por ciento.
Código de categoría de velocidad igual o superior. En el caso de neumáticos M+S se permite un nivel inferior.
Que el perfil de la llanta de montaje sea el correspondiente al neumático.
¿Cómo elegir los neumáticos?
Para mejorar la adherencia, la manejabilidad y el rendimiento de su vehículo, le recomendamos montar cuatro neumáticos idénticos o semejantes. Si sus neumáticos no son idénticos, es posible que uno de los trenes no responda tan rápido o de la misma manera que el otro, lo que dificultará el control total del vehículo.
Se deben tener en cuenta tres elementos:
las características técnicas que determina el fabricante,
la utilización que hace el usuario del vehículo,
y, por último, con qué presupuesto cuenta.
¿Se puede montar cualquier tipo de neumáticos?
La respuesta es no, existen determinadas limitaciones legales.
Los neumáticos del mismo juego (delantero o trasero) deben presentar las mismas características comerciales y técnicas.
Desde octubre de 2000, los neumáticos de los coches se controlan según el índice de carga y de velocidad.
Los neumáticos del mismo eje deben tener características simétricas (marca, diseño, grado de desgaste).
Por otra parte, el rendimiento de los 4 neumáticos debe ser igual o superior al establecido por el fabricante; a riesgo de cometer una infracción, no pasar la inspección técnica y perder la cobertura del seguro en caso de accidente.
¿Por qué deben montarse los neumáticos nuevos detrás, en lugar de delante?
El conductor tiene poco o ningún control sobre la pérdida de adherencia de las ruedas traseras.
Al montar los neumáticos nuevos atrás, se equilibra la adherencia entre los dos ejes y aumenta la seguridad de los pasajeros.
el eje delantero se controla mediante el volante, aunque la adherencia sea más débil,
el eje trasero se beneficia de la adherencia óptima que proporcionan los neumáticos nuevos.
¿Cuáles son los síntomas del desgaste de los amortiguadores?
Entre los distintos componentes del tren delantero y trasero, algunos deben ajustarse, especialmente cuando se cambian (amortiguadores, rótulas...). Es lo que se denomina la geometría de los trenes de rodaje o más simplemente el "paralelismo". Con un paralelismo en regla, su vehículo reaccionará perfectamente en cualquier circunstancia.
Deberá revisar la geometría si advierte ...
un desgaste anormal de los bordes interiores o exteriores de los neumáticos,
una tendencia hacia un lado al acelerar y hacia el otro, al frenar,
una tendencia a la derecha o a la izquierda a una determinada velocidad en carretera llana,
una cierta dureza de la dirección,
el volante mal centrado,
tras un giro, las ruedas no vuelven a estar rápidamente en "línea recta".
Atención, esta necesidad de ajuste de la geometría es una consecuencia de un elemento defectuoso o un choque brutal (por ejemplo, un golpe con la acera) que ha modificado el ajuste anterior.
MAL AJUSTE DE LA GEOMETRÍA = DESGASTE ACELERADO
Un ajuste inapropiado de la geometría se traduce en un comportamiento anormal del vehículo y un desgaste acelerado e irregular de los neumáticos.
¿Cuándo se debe revisar la geometría?
Todo depende del estilo de conducción y de las condiciones de utilización del vehículo. En ciudad, el desgaste es menor. Es, en cambio, más elevado en pequeñas carreteras de montaña. Es aconsejable revisarlos a partir de 50.000 km y, a partir de entonces, cada 20.000 km.
Al igual que ocurre con los neumáticos, no existe ningún testigo en el salpicadero que alerte del desgaste de los amortiguadores. Y lo que es más grave: al ser éste progresivo, el conductor se va acostumbrando al comportamiento del coche, día a día ...
Algunos síntomas claros de desgaste:
se vuelve o sobrevira,
es sensible al viento lateral en los adelantamientos,
se hunde en el frenado,
rebota al pasar por una zona de bandas sonoras,
las distancias de frenado parecen más largas.
Hable con un especialista.
Si tiene la impresión de que su vehículo presenta cualquiera de estos síntomas, no corra riesgos: hable con un especialista. En la Cooperativa, le atenderemos con o sin cita previa. Se realizará una revisión completa inmediatamente y delante de usted y, si es preciso intervenir, se le hará un presupuesto sin gasto alguno.
¿Cuántos kilómetros pueden recorrerse con los mismos amortiguadores?
Todo depende del estilo de conducción y de las condiciones de utilización del vehículo. En ciudad, el desgaste es menor. Es, en cambio, más elevado en pequeñas carreteras de montaña. Es aconsejable revisarlos a partir de 50.000 km y, a partir de entonces, cada 20.000 km.
¿Es la climatización el origen de un aumento del consumo?
La climatización sólo conlleva un leve aumento del consumo, comparable al de un vehículo que circula con las ventanas abiertas.
En cambio, un sistema de climatización mal conservado sí provocará un aumento más importante del consumo.
¿Cómo debe utilizar su sistema de climatización?
EN VERANO
Si el coche estaba aparcado al sol, abra las ventanillas y seleccione la velocidad intermedia de ventilación con la climatización en marcha. Una vez que haya salido el aire caliente, cierre las ventanillas y seleccione reciclaje del aire durante unos minutos. De esta forma, el habitáculo se enfriará más rápidamente.
EN INVIERNO
Utilice el climatizador regulando la temperatura con el mando de la calefacción. La climatización suprime la humedad del aire y desempaña los cristales.
 
 
 
 
 
 
         
  © Coop. de Productores Taxistas de Las Palmas 2012. Todos los derechos reservados   design by www.md-design.es